domingo, 22 de junio de 2014

"Con miedo de decir adiós a un colegio que nos ha visto crecer, que nos vio ganar y nos enseñó a perder".

Como todos hemos experimentado alguna vez, los principios siempre son difíciles. Durante estos 13 años que muchos llevamos en este colegio, hemos experimentado bastantes: desde aquel principio que termina hoy cuando entrabamos a P-3, bolsita en mano; hasta el primer Crédito de Síntesis en 1º de E.S.O. Sin olvidar nuestras primeras colonias en 4º de Primaria que se hicieron tanto de rogar y de aquel cambio tan drástico en el que pasamos de borrar lo que escribíamos con una goma a hacerlo con el tan odiado típex de algunos profesores. Incluso hoy es el principio de algo, de una generación que por muy problemática que pueda haber llegado a ser a veces no morirá nunca; el principio de una cinta de recuerdos que ha sido grabada durante 13 años; el principio, de un gran final.
Y es cierto, tal vez no seamos una de las mejores generaciones en cuanto a calificaciones se refiere. Quizás no seamos tan pacientes ni responsables como otros lo han podido ser. Pero quizás una nota no nos define ni nos hace mejores personas; tampoco eso garantiza el aprender. Hemos aprendido muchas cosas dentro de estas aulas; desde hacer operaciones básicas como multiplicar o dividir hasta el teorema de un tal tales. Y es que si por aprender fuera, las enseñanzas van más allá de los libros de texto. ¿Cuantas veces sino nos habéis enseñado a respetar, a mostrar nuestra propia opinión sin que nos importe el qué dirán y todas esas lecciones y filosofías de vida que llevaremos junto a nosotros para siempre? Nadie sabe lo que nos deparará la vida ni qué será de nosotros. El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad. Aquí es donde tenéis qué demostrar qué sois y cuál es vuestra definición


Nunca llegamos a darnos cuenta de lo rápido que pasa el tiempo hasta que nos encontramos en un punto culminante de nuestra vida. Hoy, 20 de Junio, esa fiesta que todos ansiábamos la tenemos cara a cara; después de tres largos trimestres, un más que mutilador Projecte de Recerca y todas las globales, de las cuales cabe destacar los tan cortos exámenes de inglés e historia ...
Con esta celebración cerramos una vieja etapa para comenzar una de nueva; para unos, muy importante y para otros, tal vez no tanto; la que se ha presentado con muchas dificultades y muchas facilidades a ratos pero sobretodo, siempre llena de momentos cargados de emociones de todo tipo: alegría por los buenos momentos; llantos de decepción al ver algunos resultados en las evaluaciones; tristeza por dejar a gente a lo largo del camino y melancolía por abandonar al fin y al cabo a nuestra familia temporal.
Muchos éramos los que llegábamos al cole con lágrimas en los ojos cuando aun no teníamos uso de razón; los cuales lloran hoy en día por tener que irse de la que para muchos es nuestra segunda casa; esa que por las mañanas está llena de tanta vitalidad y que por las noches tan solo es un edificio con un par de luces encendidas que dejan entrever la cotidianidad del alma, la mecánica y el alimento de este colegio, las religiosas.



Hoy por hoy, muchos nos sentimos orgullosos de estar aquí; de haber escogido con quien pasar los patios; de los tantos ensayos en Navidad tocando la flauta y de las largas horas esperando a que el verano llegase.
Y si lo pensamos bien, a día de hoy ya estamos en cuarto; los más grandes del colegio; los que tan responsables se supone que tienen que ser y los que más responsabilidades tienen. El curso en el cual, según la seño Patri, nos saldrían varices por sentarnos mal en la silla.
Pasamos de ser los que nos sentíamos observados mientras pintábamos en el día de Maria Ward a ser los que miran a los niños que están en el que un día fue nuestro lugar. Decidme sino, ¿cuántos bolígrafos rojos habéis gastado dejando patente vuestra firma en nuestras libretas? ¿Cuántos pequeños infartos os hemos causado con muchas de nuestras respuestas en los exámenes?
Desde aquél que dijo que lo único que nos han dejado los Griegos en la actualidad ha sido el Yogur, a aquella que se quedó tan pancha poniendo que los verbos predicativos son los que predican y los copulativos los que copulan.
Tantos comentarios fuera de lugar dichos en medio de una clase a los cuales el director siempre tenía la misma respuesta: ¿Quién invitó a esa niña?
Hoy es el día en el que decimos adiós a todo eso; el día que tantas veces ha sido nuestro tema de conversación; el día que muchos esperaban ansiosos y otros tantos con miedo de decir adiós a un colegio que nos ha visto crecer, que nos vio ganar y nos enseñó a perder.



Tan solo queda decir gracias. Gracias a vosotros, los padres, por haber escogido este colegio y por haber seguido trayéndonos de la mano por mucho que llorásemos por irnos. Y por supuesto, gracias a vosotros, los profesores, por haber estado ahí día sí y día también; por no haber tirado nunca la toalla; por enseñarnos que el árbol se endereza desde pequeño; por todos los sermones habidos y por haber, a los cuales muchos hacían odios sordos pero que a muchos otros tanto nos han ayudado; por haberos convertido muchos en nuestro mayor confidente y en alguien en que sabemos que siempre podremos contar.
Es curioso como antes decíamos lo difícil que resultan los inicios sin pararnos a pensar en lo mucho que lo son los finales como estos.
Os deseamos lo mejor; a vosotros, los profesores y a vosotros, nuestros compañeros; los que han estado siempre ahí y no nos habéis fallado nunca.
Espero que ambos sigáis cargados de ilusión. Que sigáis amando vuestro trabajo y que vosotros lo hagáis cuando consigáis el vuestro. Pero que sobretodo, no dejéis nunca de soñar. Ya que como decía el poeta y tantas veces nos ha recitado Esther en sus desafortunadamente efímeras clases de Literatura que perduraran grabadas en el silencio de la mente:
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción;
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.
 






























 
 
 
Forever in my mind
and enrolled in my heart.
 
 

2 comentarios:

  1. el post precioso, y el discurso.... con la guerra que dio ha quedado perfecto!! jajajajajajajjaaj ole por los escritores!!

    comentarios aparte, lo peor de todo es que yo todavía no he asumido que nos vamos, así como hubo gente que se emocionó muchisimo yo estuve impasible... lo mismo se me rompe el microondas y explotare, no se... Me da rabia que mucha gente te diga cosas en plan; ya no te voy a volver a ver en la vida, ni que no viviéramos en el mismo barrio ni hubieran redes sociales!! pero esto que es?? jajajajajjajajaj

    pd: que guapa que estabas madre!! <3

    ResponderEliminar
  2. Ohhh cutieee pics and it really was a thrilling moment. I love Meritxell's comment, too...some people do not deserve to be in the pics but this is just my point of view. I love the one with mother Inés, she's an amazing woman. You know u are one of a kind, I can't believe any of you won't be at school anymore. Kisses lovely girl, start now the rest of your life.

    ResponderEliminar